• Hoy 7 - Zárate - 22° / 25.1°
    • Despejado
    • Presión 1010 hpa
    • Humedad 37%
  • Continúan detenidos los acusados por el crimen de la menor Morena Lavin

    11/8/2022

    En el mes de mayo de este año, Morena Lavín, de 13 años de edad, fue asesinada en la ciudad de Lima en una vivienda ubicada en calle 16 al 100, en un hecho que tiene como principales acusados a su padre y a su madrastra.
    María Ludueña, la madrastra y Pablo Lavín, el padre de Morena siguen detenidos en el marco de la causa que investiga su participación en el homicidio de la menor. Se trata de uno de los casos más macabros y conmocionantes de esa ciudad, y que al momento cuenta con la confesión de la propia acusada quien manifestó ante la Justicia haber actuado “por celos”:
    Así se lo manifestó Ludueña al fiscal que lleva adelante la investigación, el Dr. Alberto Gutierres de la UFI Nro. 7 del Departamento Judicial Zárate Campana, donde detalló que le propinó golpes a la menor y hasta le provocó lesiones en la zona genital con un objeto, presuntamente un palo, ocasionándole un profuso sangrado que derivó en la muerte de la adolescente.
    En aquella oportunidad, la presunta asesina de la joven también en su declaración dijo que llevó a cabo tal acción a causa de los celos que tenía de Morena, a partir de cierta preferencia que mantenía su padre con la menor, en detrimento del vínculo que Lavín tenía con otra de sus hijas, también hija de Ludueña.
    En el marco de la causa, el fiscal ordenó una serie de pericias psicológicas y psiquiátricas sobre los acusados y una ampliación de la autopsia, cuyos resultados aún no fueron entregados a la Justicia.
    Entre las primeras medidas ordenadas se encuentran una serie de pericias de ADN e hisopado genital cuyos informes determinaron que Morena no sufrió abuso sexual con acceso carnal en las horas previas a su muerte, sino que, en principio, las lesiones serían por el ataque de Ludueña.
    Lavín, progenitor de la menor, declaró ante el Dr. Gutiérrez que él no había participado de la agresión y que no se encontraba en la vivienda en el momento en que ocurrieron los hechos.
    Tanto Lavin como Ludueña, cuentan con defensa oficial pero separada y continuarán detenidos hasta tanto avance la investigación y se puedan establecer las responsabilidades pertinentes.
    Una de las hipótesis es que la escena del crimen pudo haber sido alterada a partir de un lavado del lugar, a los fines de ocultar prueba; otro de los detalles que restan conocerse, tiene que ver con el informe del análisis de los teléfonos celulares de ambos imputados, tal cual lo solicitó el fiscal, dado que no pudieron ser consultados por los peritos debido a que el registro de las conversaciones fue eliminado.

    María Ludueña, la madrastra y Pablo Lovín, el padre de Morena siguen detenidos.
    A %d blogueros les gusta esto: