• Hoy 21 - Zárate - 14.6° / 17.2°
    • Despejado
    • Presión 1027 hpa
    • Humedad 41%
  • Aseguran que mejoró la seguridad y hay más iluminación en la estación de trenes

    14/1/2011

    El reclamo de mayor seguridad en toda la zona de la estación de trenes es una constante, es un pedido que surge desde los usuarios hasta los propios trabajadores de e la empresa Trenes de Buenos Aires (TBA), concesionaria del servicio.
    No obstante, empleados del ferrocarril, taxistas y vecinos han coincidido en que la situación ha mejorado en los últimos meses a raíz de que aumentó la presencia policial en la zona, que también hay más iluminación tanto en el playón de estacionamiento como en los andenes y que se está contratando a un personal de vigilancia nocturna para que controle la seguridad en todo el predio. Además, hasta hace pocas semanas un móvil de la Dirección de Prevención Urbana (DPU) se estacionaba en el lugar para vigilar la circulación de las personas que bajaban de los trenes en horas de la noche.
    “Transita mucha gente por la estación ya que viene a Zárate a comprar o vender sus productos. Algunos son vendedores ambulantes, otros van directamente a los negocios a vender al por mayor y es importante el tránsito de personas que ven a Zárate como una ciudad rica, en relación a otras localidades del conurbano. Hay un Parque Industrial importante y hay trabajo, entonces ven a la ciudad como una tierra de oportunidades. En cuanto a la seguridad, por suerte hoy la estación está más iluminada y se contrata a un vigilante nocturno que recorre el predio”, expresó un usuario del servicio que viaja diariamente a Capital. “Sigue habiendo gente que viaja en tren. En la medida en que vio más seguridad e iluminación se está animando de vuelta a tomar el servicio. Lo que veo es que muchos vecinos lo toman como un complemento del colectivo, vienen en tren y luego se van a la terminal para volverse a Capital en colectivo o viceversa. Lo toman como servicios complementarios, quizás para abaratar el costo de dos pasajes en ómnibus”, aseguró.
    En cuanto a la seguridad, destacaron que las tres luces del playón de estacionamiento funcionan bien y que la zona está iluminada de noche. “No obstante, nosotros no trabajamos en el horario nocturno. Cortamos a las 20 horas precisamente por una cuestión de seguridad. No nos queremos arriesgar y junto a todos los choferes hemos resuelto esta medida”, aclaró un taxista.
    MEJORAS EN EL SERVICIO
    Según las opiniones antes señaladas, se ha ganado en seguridad en toda la zona, se mejoró la iluminación, las tarifas están congeladas desde hace dos años y TBA también ha introducido nuevas variantes al servicio para optimizarlo.
    No obstante, el vecino zarateño sigue sin considerar a este transporte como una vía alternativa al servicio de colectivos brindado por Chevallier. Aún en estos días, en que la empresa volvió a aumentar el valor del servicio diferencial, los vecinos no se han volcado al tren como una opción para viajar a Capital Federal; inclusive a Campana.
    El tarifario de TBA se modificó por última vez hace dos años, el 13 de enero del 2009. Allí el boleto sufrió su última suba y pasó a costar de Zárate a Retiro, 3,50. Se sigue haciendo el transbordo al tren eléctrico en Villa Ballester. Cabe mencionar que el boleto de Zárate a Campana cuesta 0,70.
    También hay un servicio directo que proviene de Rosario y que solamente para en Zárate antes de llegar a Retiro. La formación que viene de Santa Fe pasa por Zárate a las 16:25 horas, de lunes a viernes y feriados. Y 16:48 pasa por Zárate el que tren que viene de Retiro y va a Rosario; lo que también es una opción para los que quieran ir a la ciudad santafesina.
    Hay dos mejoras introducidas por la empresa, que fueron destacadas en su momento por los usuarios. En principio hay dos agentes de la Policía Federal en cada una de las formaciones que cubren el recorrido Zárate-Ballester.
    Por otro lado, los asientos de pasajeros son de plástico, similares a los del tren eléctrico. Si bien se perdió en comodidad, se ganó en higiene porque los anteriores eran de cuerina, gomaespuma y tenían resortes que muchas veces atravesaban los asientos.
    Por último, usuarios resaltaron que los horarios de los trenes se respetan y las formaciones parten y llegan con poca diferencia horaria a la prevista.
    MENOS FRECUENCIA
    Hay un indicio que marca una cierta disminución en la utilización de este transporte por parte de los usuarios, es que los servicios en la semana bajaron a quince, cuando hace cuatro años por ejemplo superaban las 22 frecuencias diarias. El último tren, de lunes a viernes, parte a Retiro a las 23:56 y el primero de la madrugada es a las 2:27.
    También se redujeron los servicios de los días sábados, hay solamente once y los días domingos y los feriados, ocho servicios.
    De lunes a jueves hay solamente dos vagones; cuando llegó a haber 3 y un furgón hace ocho años. Uno de estos vagones es mitad para pasajeros y la otra mitad furgón; lo que también habla de una disminución de pasajeros.
    No obstante, se agrega un tercer vagón los días viernes porque mucha gente que trabaja durante la semana viaja a su ciudad natal o también algunos turistas que se dirigen a Capital Federal.  La boletería está habilitada de 4:30 a 21 horas y fuera de este horario todos los usuarios deberán retirar el pasaje sobre el tren.
    FALTA DE MANTENIMIENTO DE LA ESTACION
    Lo negativo del servicio es la falta de mantenimiento en la estación. Ésta sigue igual que siempre, el edificio está en avanzado estado de deterioro; los baños son inutilizables por la falta de limpieza; hay bancos de maderas rotos, para que la gente aguarde el tren de manera cómoda; se puede ver una importante cantidad de residuos diseminados en todo el predio; no hay señales que aporten a la seguridad y a la información básica para el pasajero y el puente peatonal, que debería utilizarse para cruzar el andén, no posee escalones; por lo que todos los usuarios deben atravesar caminando, peligrosamente, por el medio de las vías.
    Sin dudas el edificio de la estación local recibe menos mantenimiento que otras terminales ferroviarias vecinas como la de Escobar o Campana.
    No obstante, algo positivo en este sentido, es lo señalado por taxistas y usuarios, hay más iluminación en los andenes, ya que se optó por cubrir las tulipas de la luz con una reja para que no se las roben, y en el playón de estacionamiento hay una poste de luz alto con tres potentes faroles.
    RECLAMOS Y CONSULTAS
    Para todos los que utilicen el servicio, hay un teléfono habilitado para reclamos y consultas del Centro de Atención al Pasajero (CAP): 0800-3333-822.