• Hoy 9 - Zárate - 11.7° / 16°
    • Nublado
    • Presión 1023 hpa
    • Humedad 86%
  • La nueva terminal sería sólo para ómnibus de larga distancia

    6/6/2011

    Mientras la materialización de la nueva terminal de ómnibus en la zona de la rotonda de acceso a la ciudad sigue siendo algo lejano, trascendió que, una vez construida, no estaría destinada a los colectivos de corta y media distancia como había sido anunciado, sino para los de larga distancia. Para los primeros existirían otras alternativas. El problema seguiría sin resolverse.
    Desde su anuncio en 2009, la concreción del proyecto -que quedó solo en la colocación de un cartel de obra-, han transcurrido ya dos años sin avances y más de un año desde que el Ejecutivo informara que se había destrabado el principal conflicto que impedía su construcción.
    El principal problema radicaba en la titularidad y concesión del predio ubicado en la intersección de las rutas 12 y 6, a metros del ingreso al complejo Zárate-Brazo Largo, donde se había planeado su construcción.
    El terreno había sido concedido, en su momento, a una empresa privada por el lapso de 30 años. Primero funcionó allí una casa de comidas rápidas, después una estación de servicio y durante mucho tiempo permaneció de la misma manera en la que se encuentra hoy. Vialidad Nacional tuvo muchos problemas para destrabar el conflicto y poder ceder las tierras, al menos una fracción, al Municipio.
    Otro de los problemas resultó del anuncio del Gobierno bonaerense sobre la finalización de la Ruta 6. Ante la falta de información sobre el proyecto general y de la rotonda de Zárate en particular, se produjo una nueva traba a la terminal dado que no se podían evaluar los puntos de acceso a la misma desde y hacia las rutas que allí confluyen.
    “Al no conocerse el nuevo proyecto de rotonda de la Ruta 6 financiado por Provincia, no se podía terminar de configurar el proyecto, por los accesos”, explicó el presidente de Nuevo Zárate en el Concejo Deliberante, Rodrigo García Otero. El edil, junto a otros integrantes del Cuerpo, participó de una reunión con las autoridades de Obras Públicas del Ejecutivo, quienes respondieron sobre esta y otras obras.
    Fue García Otero quien le confirmó a LA VOZ que la nueva terminal no está proyectada para colectivos de corta y media distancia, como podrían ser los de las líneas 228, 194, 60, entre otras que son las de mayor demanda diaria en el orden local. La misma estaría destinada a los de larga distancia y funcionaría como lo que popularmente se denomina “parador”.
    “Es un tema que habrá que empezar a trabajar”, dijo en relación a las líneas interurbanas, qué sucedería con la terminal provisoria y los problemas que padecen los usuarios de la misma. “Se están evaluando proyectos alternativos”, agregó, “uno de ellos tiene que ver con que no se trate de terminales definitivas sino de tránsito, como las de Retiro, Once y Constitución en Capital Federal, donde concluyen muchas líneas de colectivos”.
    Al poco tiempo de asumir como intendente, en una de sus primeras decisiones controversiales, Osvaldo Cáffaro decidió relocalizar la terminal bajo el argumento del crecimiento urbanístico y demográfico de Zárate. En ese contexto, en 2008 la trasladó “provisoriamente” a Mitre al 1000 –ex estación ferroviaria Urquiza- donde también funcionaba la dirección de Cultura. Un edificio, protegido por la declaratoria de patrimonio histórico, arquitectónico y cultural, que quedó obnubilado con el humo provocado por el monóxido de carbono que generan los colectivos.
    Se hicieron anuncios en 2009, en plena campaña electoral, tendría una superficie cubierta de 1.936 metros cuadrados y una semicubierta de 100 metros cuadrados con 14 dársenas. Se llevó a cabo la licitación con fondos del Gobierno nacional y un presupuesto oficial de casi cinco millones de pesos. Se adjudicó la obra a la empresa Construcciones Ecológicas, la misma que avanza actualmente con el Centro de Cultura, pero todo quedó en la instalación de un cartel, nada más.

    A %d blogueros les gusta esto: