• Hoy 25 - Zárate - 18.6° / 18.7°
    • Lluvia
    • Presión 1016 hpa
    • Humedad 82%
  • Zoonosis: amenazas latentes para la salud pública

    5/9/2020

    La pandemia actual de la COVID-19, asociada al SARS-CoV-2, ha despertado una especial preocupación en la sociedad por las zoonosis, ya que se ha vuelto del conocimiento popular la implicación de los murciélagos en el origen de dicho virus en China.
    Efectivamente, los primeros reportes realizados en China, describieron la infección en personas que habían estado expuestas al SARS-CoV-2 en el Mercado de Mariscos de Huanan. Se consideró que el nuevo coronavirus se originó en dicho mercado y se transmitió a los humanos en algún momento del proceso de transporte, sacrificio y comercialización de los animales infectados.
    Específicamente, se sospechó de los murciélagos debido a que esos animales pueden albergar una variedad de coronavirus, incluyendo aquellos causantes del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV) y el síndrome respiratorio de Medio Oriente (MERS-CoV), que afectan a los humanos.
    La alta similitud de la secuencia de nucleótidos entre el SARS-CoV-2 y los coronavirus tipo SARS que infectan a los murciélagos del género Hipposideros en China, implicó que el hospedador natural del SARS-CoV-2 serían los murciélagos de ese género.
    Por otro lado, el descubrimiento de que el coronavirus que afecta al pangolín (mamífero que se trafica como mascota) tiene una alta similitud de secuencia (de 85,5% a 92,4%) con el SARS-CoV-2, indicó que el pangolín podría ser considerado también como un hospedador del nuevo coronavirus que aqueja a la humanidad.
    Sin ser pesimistas, hay que saber que actualmente existen diversos reportes de otras zoonosis que deben ser monitoreadas para evitar potenciales problemas de salud pública en gran escala. Por mencionar un par de ejemplos, podríamos considerar primero el caso de la hepatitis viral tipo E.
    La hepatitis viral es una enfermedad infecciosa que afecta al hígado. Se ha observado que la gravedad de las infecciones por el virus de la hepatitis E suele ser mayor que la de las producidas por el virus de la hepatitis A. Además, la hepatitis viral tipo E afecta principalmente a adultos jóvenes y tiene un alto índice de mortalidad en mujeres embarazadas. El virus de la hepatitis E es considerado un patógeno zoonótico emergente que ha adquirido relevancia en la actualidad. Se ha reportado su transmisión desde animales silvestres, animales de zoológicos y animales domésticos hacia los humanos; de hecho, se especula que las mascotas, como perros y gatos, pueden servir también como reservorios de ese virus, lo cual es un importante motivo de investigación. Un estudio reciente en los Países Bajos, describió la detección de anticuerpos específicos contra el virus de la hepatitis E en perros, gatos y caballos de esa nación. Cabe señalar que los autores del estudio no detectaron el virus (RNA viral) en esos animales.
    En un estudio previo en Corea del Sur, se había descrito algo similar tanto en perros domésticos como en veterinarios que atienden mascotas. Lo anterior, plantea la necesidad de una mayor atención en estudiar el papel de las mascotas en la transmisión de la hepatitis viral tipo E.
    Otro ejemplo por destacar sería el caso de los patógenos del género Cryptosporidium spp. Algo interesante es que no se trata de ningún virus, sino de protozoarios parásitos. Un reporte reciente en España, describió un detallado análisis de los parásitos intestinales del zorro rojo (Vulpes vulpes) de Galicia. En dicho estudio, se identificaron cinco especies de Cryptosporidium, donde destacan C. hominis y C. parvum, que son patógenos en humanos.
    La detección de dichos microorganismos sugiere la transmisión activa entre los animales silvestres y los de granja, lo que abre la posibilidad de transmisión al ser humano y la generación de casos de cripstosporidiosis.
    La pandemia actual indica que cada país tiene una clara responsabilidad en identificar y monitorear aquellas enfermedades con alto potencial de transmisión entre la población. La situación que se vive por la COVID-19, brinda un ejemplo certero de lo rápido que puede propagarse una enfermedad infecciosa de origen zoonótico, por todo el planeta, en esta época.

    Dr. Federico R. Simioli Médico Infectólogo M.N. 134255 M.P. 551400